EL DECÁLOGO DEL TRADUCTOR AUTÓNOMO Segunda jornada del ENETI

Conferencias

Este segundo día del ENETI ha confirmado su grandeza del día anterior, gracias a las ponencias de unos magníficos profesionales; es por ello que he decidido destacar algunos, separándolos en artículos diferentes, para que podamos leer detenidamente todos los consejos que nos hacen falta para emprender la carrera de este maravilloso trabajo.
La primera que tomó la palabra fue Eugenia Arrés, de la Universidad de Granada y escritora de la revista Traditori, que empezó enumerando las preocupaciones que nos afectan a los estudiantes.

1. Para empezar, una de las mayores preocupaciones que afectan al principio es la inestabilidad económica, que vemos como un obstáculo a la hora de emprender este camino.
2. Acto seguido, nos ha comunicado que hay que tener en cuenta que ser traductor es ser un emprendedor, con todas sus consecuencias, con lo cual es preciso adquirir experiencia con el trabajo. En segundo lugar, poseer una empresa conlleva sentimientos de miedo al principio, pero que poco a poco van desapareciendo. Además, ¡ser autónomo es rentable!, a pesar de que es una carrera de fondo antes de tener una buena cartera de clientes. Un método para conseguirlos, nos han dicho varios ponentes aparte de Egugenia Arrés, es aprovechar de las vacaciones, momento en el que los traductores se toman sus descansos…
3. «Un traductor no tiene vida», nos dijo Eugenia Arrés, pero también se puede ir de vacaciones cuando quiere… aunque no debe abusar de ello.
4. Es también el «papeleo» que conlleva ser autónomo lo que asusta un poco, aunque un traductor no debe gestionar su contabilidad él solo; lo mejor es que un contable nos guíe y nos lleve los papeles.

Frente a todas estas preocupaciones, es preciso seguir un decálogo, en concreto el «DECÁLOGO DEL TRADUCTOR AUTÓNOMO», es decir, ¿cómo hay que trabajar?

– Buscar a los clientes
Organizarse, en todos los níveles del trabajo, desde los papeles hasta el horario (de trabajo y de descanso). Ser traductor autónomo NO quiere decir solamente «traducir»; también es crear una imagen virtual en la red, diseñar la tarjeta de visita, buscar a los clientes, apuntarse a cursos para mantenerse actualizados, etcétera. Es muy importante saber qué es lo que se quiere hacer y acto seguido montar la propia oficina, fuera o dentro de casa, y que sea un sitio en el que uno se encuentre cómodo (imaginaos que los informáticos de Google tienen a su disposición hasta salas de descanso con futbolines para recargar la energía).
Ser empresario; siempre hay que llevar las cuentas, los gastos y hacer un cálculo de cuánto se gana para ver si sale rentable el trabajo. Es también muy importante saber si un empresa es seria.
Venderse, dar valor a la marca y distinguirse. Es muy importante potenciar los currículos, sobre todo los puntos fuertes que hay en él (si somos estudiantes y no tenemos mucha experiencia aún, pues resaltar nuestras maravillosas competencias personales).
Ser profesional, respetar los plazos y ser responsable. Es preciso tener un correo electrónico profesional (es mejor prescindir de correos compuestos por palabras raras, incomprensibles o infantiles). Cuando ya vaya bien el trabajo, se puede pedir un dominio y potenciar la imagen digital.
– Buscar una cartera, es decir, hay que especializarse sobre algo e ir a por clientes.
Planificar cada proyecto; lo más normal es que un traductor autónomo tenga varios proyectos a la vez al mes y por ello es preciso organizar bien el trabajo. Además, hay que guardar los correos de los clientes y mantener una buena estructura de trabajo.
Comunicarse con el cliente, sobre todo por e-mail. Realizar consultas es algo positivo, así como comunicar los posibles errores en el original, solucionar los problemas y también interesarse por el producto final.
Socializarse, crear un blog, una página web, una cuenta en Facebook y en Twitter para ser visible.
Decir que NO; a veces es mejor no aceptar encargos si no estamos seguros de poder cumplir con los plazos o de no obtener un producto optimal.

¡Muchas gracias por tus consejos, Eugenia Arrés!

Annunci

2 pensieri su “EL DECÁLOGO DEL TRADUCTOR AUTÓNOMO Segunda jornada del ENETI

I commenti sono chiusi.