Midnight City

Travel

Muchas veces no pensamos que no es imprescindible hacer grandes cosas para pasar momentos agradables.
Tras un día entero frente al ordenador, estudiando y trabajando como una loca, lo mejor que puedes hacer es salir a la calle. Ya sé que puede sonar poco original, pero es así, no hay que encerrarse en casa y, si cabe la posibilidad, salir con gente guay, con la que uno se encuentra a gusto y con la que puede echar unas risas, de esas que te dejan el cuerpo ya saneado después de tantas horas de trabajo.
No hace falta recogerse a las tantas, con un par de horitas uno ya se siente regenerado y recuperado.
La espalda está más recta, las piernas ya no duelen, la vista mejora, los músculos del cuello se relajan y la cabeza trabaja mejor. Uno se siente otra persona.
Pero no es solamente eso lo que nos ayuda en la recuperación… Cuando ya te sientes listo para volver a tu hogar es mejor no coger el taxi. Y esto lo digo por múltiples razones.

Primero: darse un paseo por la ciudad por la noche no tiene precio. Será por eso que tantos cantantes han hablado de ello, como el mismo John Bon Jovi con su Midnight in Chelsey, por ejemplo. Pues yo he vivido una experiencia semejante en Córdoba, una especie de Midnight in Cordova, o algo por el estilo, y la verdad es que merece mucho la pena. Se ven todo tipo de personas por la noche, sobre todo si uno anda solo por las calles de su ciudad; «estar solo» es fundamental para saborear todos los sentimientos que surgen paso tras paso. Si uno está solo, no tiene que hablar con nadie, ni escuchar a nadie; puede difrutar de las luces de las farolas, que reflejan colores peculiares en las fachadas de los palacios, y de las avenidas desiertas; puede observar los taxis que dan cierto aire de película a la escena, una pareja que pasa a tu lado, un sin techo que habla solo mientras duerme, grupos de chicos borrachos y las tiendas cerradas. Las tiendas cerradas por la noche me fascinan. Dan como un aire desolado y melancólico a la escena, pero bonito de ver y de sentir. También tienes que tener cuidado, eso sí, de algunos uraños individuos con los que te puedes tropezar… pero bueno, vamos a suponer que no hay ningún personaje raro por las calles de esta ciudad.

Segundo: es bueno no coger el taxi porque también pueden ocurrir algunos imprevistos; como por ejemplo que se te olvidan las llaves en casa y tienes que volver atrás para que tu compañera de piso te de su juego… No obstante, lo importante es no enfadarse y dejar a ese gusanillo que improvisamente nace en tus entrañas y quiere salir explotando como un globo ahí abajo, y no echarle cuenta. Porque es maravilloso darse otro paseo para ir a recoger las puñeteras llaves. ¿He dicho puñeteras? No era mi intención. En serio. Estos sucesos no pueden estropear una noche tan maravillosa, ¿no? Total, si hubieras cogido el taxi habrías llegado directamente a casa, gastado una pasta, haberte dado cuenta en la quinta planta de tu edificio que las llaves NO se encontraban en tu bolso, haber vuelto a bajar las escaleras, haber llamado otra vez un taxi y haber vuelto a pagar otras dos veces una pasta para los viajes (claro, uno de ida y otro de vuelta).
Al fin y al cabo, gracias a las malditas llaves has tenido la oportunidad de pasar otro rato con tus amigos… a los que ya no verás cuando termine el curso.
Bueno, ya el gusanillo se ha tranquilizado y hasta le has dado las gracias a esas llaves.
Es realmente cierto, no hay mal que para bien no venga… 🙂

Annunci

2 pensieri su “Midnight City

  1. Muy buena entrada Chi (soy A). Echaba en falta leer cosas diferentes, a mi también me gustan, no sé por qué, las tiendas cerradas de noche 🙂
    Disfruta de Córdoba y del buen tiempo que viene ahora ya que otros no lo podemos disfrutar por estar a kilómetros de allí. ¡Cuídate mucho!
    A

    1. ¡A! ¡Qué ilusión verte por aquí! Pues es lo que estoy intentando hacer, puesto que ya mismo estoy de vuelta para mi casa… ¡y vosotros para las vuestras! Tú disfruta de la maravillosa UK. Espero verte pronto para que me cuentes todo de tu magnífica experiencia.
      Un beso grande grande

I commenti sono chiusi.