Cuando se agradece haber estudiado Traducción e Interpretación…

Interpretación

Ya lo sé. Cada estudiante de Traducción e Interpretación, por lo menos una vez en la vida, ha maldecido el día en el que se matriculó en esta carrera.

“Que a mi no me gusta la traducción…”, “que a mi no se me da la interpretación para nada…”, “que no me entero de na de lo que dice el tío ese…”.

¿Cuántas veces nos ha pasado? A mi muchas la verdad, sobre todo después de haber terminado los estudios, cuando uno se espera encontrar trabajo enseguida, ya que hoy en día lo que se pide en el mercado laboral son los idiomas, y no llega ninguna llamada. Ningún e-mail. MatryoskaNingún mensajito de texto en el que alguien nos busque porque necesita nuestros conocimientos. Cuántas veces me he desesperado pensando que he tirado el tiempo, que por qué me habría ido tan lejos a estudiar algo que en realidad no lleva a ningún lado. Además, con esta maldita crisis, el español “parece” que no sirve en las empresas extranjeras, así como el inglés o el francés, porque demasiadas personas los han estudiado. Ahora se busca a gente de ruso, de chino, todavía a alguien que sepa el alemán. ¡Y por qué demonios no nos lo dijeron hace 6 años que teníamos que estudiar unos idiomas tan complicados como los orientales! Resulta ser bastante difícil comenzar a estudiar un idioma como el chino o el japonés cuando tienes que empezar a trabajar. Hace falta mucho tiempo, mucha concentración y esfuerzos para alcanzar unos niveles suficientemente buenos como para poner en nuestro currículo europeo que tenemos un nivel C1 en lenguas como esas. Qué va, imposible. Vaya estafa. Vaya pérdida de tiempo. ¿No os pasa que os lo replanteáis todo? En plan… Me meto en Veterinaria. Esa sí que es una carrera con posibilidad de futuro. O yo qué sé, a la porra los estudios y me meto en lo que sea. A mi sí, miles de veces.

Pero cuando la desesperación alcanza unos niveles considerablemente altos, nos llega la tan esperada llamada. Alguien nos necesita. 

Más o menos en una hora, te das cuenta que tu vida puede estar a punto de cambiar. Te lanzan una oferta un tanto peculiar, que desde luego justo en este momento de tu vida jamás te habrías esperado: te piden que te vayas de intérprete a Moscú en una feria. Y casi te caes de la cama donde hace unos cinco minutos todavía estabas dormida.

Esas sí que son las buenas sorpresas que gracias a tu carrera te pueden llegar.

Tras una serie de imprevistos, búsquedas de pasaportes perdidos por toda la nación, envíos de documentos por medio de correos express de región en región, conseguimos toda la documentación necesaria y reservamos el viaje.

¿Si tengo miedo? Es evidente. Pero por algún lado tendremos que empezar, ¿no? Y vaya, empezamos requetebién. Rusia. Moscú. Con el único inconveniente de que estamos en febrero y que la temperatura media ahora mismo es de -14º. Pero a mí me encanta el frío.

Kremlin

Pues eso, nunca darse por vencidos y deprimirse, porque siempre hay algo bonito detrás de la esquina que nos está esperando si nos movemos, buscamos, hablamos  con la gente y nunca descansamos. O casi nunca vaya.

Seguiré el capítulo de este primerísimo trabajo de interpretación una vez haber llegado a la tierra del Kremlin, si no se me congelan todos los dedos…

до скорой встречи!

…Sí, lo admito… he utilizado el traductor de Google 😉

¡Hasta prontísimo!

Annunci

3 pensieri su “Cuando se agradece haber estudiado Traducción e Interpretación…

  1. No conozco a nadie que se lo merezca más, porque eres una máquina interpretando y porque eres una amiga como la Plaza Roja de grande. Y como vuelvas a dudar de la carrera te pego, a ver si no dónde ibas a encontrarme sino en ese tren. Te quiero pazzina. ¡¡Que tiemblen los rusos!!

I commenti sono chiusi.