Cuando se agradece haber estudiado traducción e interpretación. Ya de vuelta…

Interpretación

Sí.

Merece la pena haber estudiado esta carrera.

Te das cuenta sobre todo cuando te encuentras en un lugar extranjero y dices: ALA

Y lo dices porque no sabes aún si te

Pues, aunque no parece que diga "ala", creedme. Lo hice.

Pues, aunque no parece que diga “ala”, creedme. Lo hice.

estás dando cuenta de la suerte que has tenido o no.

Al principio no, aunque poco a poco la adrenalina empieza a subir y te entran todo tipo de miedos. Miedo a no hacer bien tu trabajo, miedo a “¿y qué si la lío y luego ya nadie más me llamará y estropearé para siempre mi carrera?”. Esos tipos de miedos. Miedos que desaparecen casi enseguida, pero que te hacen pasar unos malos ratos.

De todas maneras, merece la pena intentarlo.

El viaje fue horrible. Salimos a medianoche de Milán y llegamos las  6.30 hora local, así que no dormimos casi nada y nos fuimos directamente a la feria. Esto también forma parte de nuestro trabajo: quedarse sin dormir.

Estaba hecha uno zombi, pero nada más llegar a la ciudad se me pasó todo el sueño que llevaba encima. Ala… me dije otra vez a mi misma.

La feria era gigante, come todo en Rusia… fotoLas calles, el tráfico, la muchedumbre, los coches, los edificios… Todo parecía el doble de grande de lo que tenemos nosotros aquí en Europa.

El paisaje era una pasada: todo estaba cubierto de nieve pero no había montañas, por lo menos alrededor de la ciudad de Moscú. Mucha nieve pero nada de alturas. Vaya pasote.  Todo blanco y gris y por supuesto mucho, pero que mucho frío.

Desafortunadamente, a parte de una de las atracciones principales de esta ciudad, el Kremlin, no vimos nada, solamente una calle grandísima y larguísima, con muchísima gente con colbac.

No obstante, saqué bastantes fotos… 😀
2013-02-08 15.41.35Esta soy yo, justo en frente de este monumento encantador, temblando por el frío (no sé si se nota, intenté quedarme lo más quieta posible para disimularlo).

Y estos son otros monumentos que te dejan sin aliento nada más que mirarlos de lejos:

2013-02-08 15.34.39

Y otros más…2013-02-08 15.37.19

No podía sacar fotos dentro de la misma feria mientras trabajaba, pero no pude aguantarme cuando oí música flamenca y vi que unas bailarinas RUSAS estaban taconeando encima de un tablao improvisado en una de las salas de la exposición:foto

Fue un momento bastante emocionante, la verdad. Escuchar música típica española en un lugar tan frío y tan distinto de mi querida tierra ibérica me conmovió un poco.

Cuando viajamos, bien por trabajo o por diversión, es fundamental probar la cocina del sitio en el que nos encontramos.

Si en Italia es imprescindible probar un rico plato de pasta con cualquier tipo de salsa y en España el maravilloso jamón serrano, en Rusia hay que saborear los pilmienis, una especie de raviolis rellenos de carne (¡cuidado, nunca hacer esta comparación frente un ruso!).

pilmienis

Son muy ricos, definitivamente es mi plato favorito de su cocina (¿será porque se parecen tanto al plato italiano? :P), aunque hay también hay una gran variedad de pescado cocido o crudo, en plan sushi, que me dejó un tanto a cuadro la primera vez que lo probé.

Por ejemplo, ¿qué pescado creéis que es el de la foto de abajo?

foto¿Salmón? Qué va. Pescado de lago. Por la precisión del lago Baikal.

Pues eso, en Rusia se prueban cosas que jamás te esperarías.

A parte de lo que vi, viví y comí, hay que admitir que el trabajo de intérprete en sí es realmente fascinante, aunque te vayas a un lugar que no sea tan hermoso como Moscú.

Te llena de satisfacciones y te lleva a pensar en cada instante: gracias a Dios no escogí mates 😉

Annunci